Please use this identifier to cite or link to this item: http://repository.ucc.edu.co/handle/ucc/278
Title: Presencia de alteraciones en la cavidad oral de equinos de trabajo y competencia en el municipio de Arauca
Author: Chaverra Barrios, Claudia Patricia
Giraldo, Edison Fabian Eugenio
Email autor: *osdapa010210@hotmail.com
Issue Date: 18-Jan-2017
Keywords: Alojamiento;caballos;alteraciones;boca;dieta.
Description: Es de vital importancia saber que el funcionamiento adecuado del sistema digestivo resulta crucial para que el proceso de aprovechamiento de los nutrientes pueda darse de forma eficiente. Las enfermedades orales del caballo (Equus caballus) son uno de sus principales problemas clínicos y ocupan el tercer lugar en la casuística global de esta especie; con frecuencia estas enfermedades pasan desapercibidas y en algunas ocasiones, son dolorosas (JONES, Bayly, & Sellon, 2005). En cada una de las especies el sistema dental ha evolucionado en relación directa a la dieta, en los equinos los dientes deben aplastar y romper forrajes ricos en celulosa para convertirlos en partículas pequeñas que puedan ser sometidas a la fermentación bacteriana en el ciego y el colon, esta exigente labor ha fomentado el desarrollo de una superficie oclusal altamente compleja, donde la dentina y el cemento se desgastan más rápido, de tal manera que el esmalte forma unos alargamientos filosos, ideales para triturar los alimentos (Baker G, 2004). El caballo es una especie monogástrica que posee dientes de tipo hipsodonte, es decir, tienen una importante reserva de crecimiento empotrada en el alvéolo dental que reemplaza paulatinamente la superficie oclusal desgastada por la acción masticatoria sobre los forrajes. Esta cualidad de la dentadura equina predispone a la aparición de sobre crecimiento en algunas áreas, provocando alteraciones morfológicas de contacto inadecuado de las superficies oclusales (Aguas de AJ, 2002). Los síntomas de enfermedad oral en los equinos son diversos y pueden ser evidentes o muy sutiles, con frecuencia se observa que dejan caer el alimento de la boca mientras mastican, acúmulos de alimento en los carrillos, halitosis, salivación excesiva, pérdida de peso, anorexia completa o de ciertos alimentos, sacudidas de cabeza al masticar o al recibir el freno, tractos fistulosos de la cara o la mandíbula, agrandamientos y deformidades del maxilar o la mandíbula (Dixon & Dacre, 2005). Es importante un cuidado dental apropiado para mantener la salud del caballo, se recomienda un programa regular profiláctico en cada equino para prevenir cualquier forma de maloclusión y corregir a tiempo los sobre crecimientos o desgastes excesivos (Brosnahan MM P. M., 2003). Antes de realizar cualquier tratamiento en la boca de un caballo es fundamental un correcto diagnóstico. Es importante contar con un abrebocas que permita la completa exploración de la cavidad bucal. La inspección visual se realiza utilizando una fuente de luz (Traub, 2003). La palpación de las piezas dentales directa o indirectamente, mediante instrumental adecuado, es determinante para alcanzar un correcto diagnóstico (Pence, 2002). Los equinos destinados a cualquier fin zootécnico presentan múltiples alteraciones orales que nos llevan a causar enfermedades tanto en cavidad bucal como general del animal, debido a que la boca es la entrada al organismo y se puede ver alterado el comportamiento, la alimentación, condición corporal y el estado de ánimo del animal. A continuación se mencionaran algunas alteraciones que con frecuencia encontramos en la especie equina guiada por revisiones bibliográficas (Klugh, 2005): Los problemas de mala oclusión impiden un contacto adecuando entre las arcadas y determinan que la masticación sea ineficiente, situación que suele asociarse a mal desempeño físico, condición corporal pobre y problemas de comportamiento (Carmalt JL, 2003). La Braquignatia de la mandíbula ocurre cuando ésta se acorta y el maxilar se dirige hacia rostral y recibe el nombre vulgar de “picudo” En el prognatismo la situación se invierte, la mandíbula esta alargada respecto al maxilar y vulgarmente se le denomina “belfo”; Se cree que ambas anormalidades tienen carácter hereditario, siendo el prognatismo mandibular de menor presentación (Peters W, 2006 & Baratt, 2011). La ausencia de un diente origina una inclinación de las piezas dentarias adyacentes y permite que su opuesto sufra crecimientos excesivos dando como resultado una masticación anormal (Fraústo Da Silva, y otros, 2003). Las fracturas idiopáticas en los incisivos raramente se producen en comparación con los premolares y molares, a pesar de que tienen un tamaño más pequeño, un apoyo mecánico menor de los dientes adyacentes y el hecho de sufrir tensiones mayores al cortar el heno de las pacas; esta resistencia a las fracturas puede atribuirse al tipo de esmalte del cual están compuestos los incisivos (Brigham EJ, 2000 & Muñoz, y otros 2006); Las fracturas menores de la superficie oclusal de los dientes incisivos se producen debido al comportamiento anormal de algunos caballos, los cuales desgastan de forma anormal los aspectos labiales de los incisivos generalmente los rostrales cuando muerden objetos duros como madera (Fraústo Da Silva, y otros, 2003 & Arenas, 2003). La curvatura ventral de los incisivos o “boca en sonrisa”, se observa como un desgaste excesivo de los incisivos inferiores, acompañado de un sobrecrecimiento de los incisivos superiores, este defecto evita los movimiento de lateralidad de la mandíbula, por lo tanto el caballo debe imprimir más fuerza a sus mandíbulas para obtener una oclusión molar adecuada, lo que se acompaña de desgaste excesivo, acortamiento y aplanado de la superficie oclusal de los molares (Peters W, 2006). Las aristas, se trata del problema más frecuente de la boca del caballo, se ha postulado como una enfermedad propia de la domesticación, debido a la alimentación con concentrados y granos. Alimentos más blandos que el forraje, que reducen notoriamente el número de movimientos masticatorios laterales que realiza el caballo en un día, además el equino mastica los concentrados con movimientos verticales y esto predispone a que los bordes vestibulares de las piezas superiores y los bordes linguales de las inferiores no se desgasten; cuando hay presencia de aristas puede haber estancamiento de la comida a nivel gingival, principalmente hacia lateral (bucal) de la mandíbula en los premolares y molares, debido al movimiento oral reducido; a su vez, esto causará enfermedad periodontal secundaria, provocando aumento de dolor oral y halitosis; debido a lo anterior se pueden perder piezas dentarias de forma prematura, sobre todo en caballos más viejos que tienen las coronas de reserva más cortas (Johnson J, 2006). Las caries son una enfermedad de los tejidos calcificados del diente, resultado de la acción de los microorganismos sobre los hidratos de carbono de la cavidad oral, y se caracteriza por la desmineralización de la parte inorgánica y destrucción subsiguiente de la parte orgánica del diente (Dacre IT, 2008 & Gere, 2010). Otra alteración es el diastema que es un espacio que se observa o se detecta entre los dientes adyacentes bien sea de los incisivos, premolares o molares (Collins 2005 & Dixon & Dacre, 2005). El diastema en los premolares y molares es una de las principales causas de enfermedad periodontal en el caballo; pero en los incisivos es menos común, en la práctica es una condición difícil y frustrante de tratar, muchas veces no es diagnosticada por la dificultad de observarla en el examen clínico, especialmente en los molares más caudales (Easley, Kaneps, Geor, & Warrick, 2008 & Dixon P. , 2011). Las laceraciones de la lengua no son raras y pueden ser severas, con mayor frecuencia se presentan más de forma transversal que las longitudinal, las cuales se dan fácilmente en la porción libre de la lengua debido a que se expone al medio ambiente; las señales clínicas incluyen hemorragia oral, ptialismo, inapetencia, anorexia, disfagia, respiración fétida, pirexia y protrusión de la lengua (Johnson J, 2006). Las abrasiones en la mucosa bucal adyacente a los dientes premolares y molares son comunes en caballos de todas las edades, a menudo, no hay signos externos evidentes de su presencia, pero son fácilmente identificables cuando la cavidad oral se examina usando un abrebocas y una fuente de luz (Townsend NB, 2008). Esta condición clínica es una de las más comunes en cuanto a problemas orodentales; sin embargo, estas lesiones se curan rápidamente cuando el problema que lo genera se resuelve (Easley, Kaneps, Geor, & Warrick, 2008). La hiperplasia gingival, es la inflamación del paladar duro en su cara anterior o porción oral, inmediatamente por detrás del arco formado por los incisivos superiores, originando mucho dolor durante la aprehensión y masticación de los alimentos; es conocida también como palatitis equina y vulgarmente como “haba” este es un problema frecuente y los principales signos clínicos que se deben observar es la inapetencia y pérdida de peso progresiva del animal (Tremaine, 2006).
Abstract: Los equinos destinados a cualquier fin zootécnico presentan múltiples alteraciones orales que llegan a causar enfermedades tanto en cavidad bucal como general del animal, debido a que la boca es la entrada al organismo y se puede ver alterado el comportamiento, la alimentación, condición corporal y el estado de ánimo del animal.Este estudio consistió en estimar la prevalencia de alteraciones en la cavidad oral de equinos de trabajo y competencia en el municipio de Arauca, pertenecientes a 4 predios que fueron la finca Trequina ubicada en la vereda Mata de gallina, finca La Casita en la vereda Clarinetero, granja de la Décima Octava Brigada casco Urbano y en la plaza de ferias municipal; El estudio se realizó a un total de 30 equinos en edades comprendidas entre 2 y 18 años determinadas mediante examen de cronometría e información de registros, las edades se dividieron en cuatro grupos: joven (igual o inferior a 5 años), adulto joven (5 a 10 años), adulto mayor (10 a 15 años) y geriátrico (15 a 20 años); diferentes condiciones corporales (CC) en escala 1 a 9, se distribuyeron por sexo en 24 machos y 6 hembras; La valoración se realizó utilizando previa medicación (sedación con xilacina al 10% a una dosis de 1,1 mg/kg vía IV); una vez el paciente estaba tranquilizado y restringido con herramientas adecuadas (abrebocas), guantes, tapabocas y linterna. Los resultados obtenidos muestran una distribución general de alteraciones en cavidad bucal donde la mayor prevalencia es de aristas en piezas dentarias con un 36,6% (11/30), seguido de maloclusión con 26,6% (8/30), lesión lingual 20% (6/30), con respecto a los caballos de trabajo la patología de mayor prevalencia es aristas en piezas dentarias (8 ejemplares), seguido de 3 con caries dental, lesión lingual y maloclusión respectivamente; en el caso de los equinos de competencia, la prevalencia de la maloclusión es la más alta con (4), seguido de las aristas con (3) cada una. Se puede concluir que la valoración realizada regularmente a los equinos de competencia es un factor a favor al presentar menos casos de alteraciones orales a diferencia de los equinos de trabajo.
Program: Medicina Veterinaria y Zootecnia
Headquarters: Arauca
Publisher: Universidad Cooperativa de Colombia
Universidad Cooperativa de Colombia, Facultad de Ciencias de la Salud, Programa de Medicina Veterinaría y Zootecnia, Arauca?, Colombia, 21101
Type: Trabajos de grado - Pregrado
CC Licence: Licencia CC
Citation: Chavarria Barrios Claudia Patricia, Giraldo Edison Fabian Eugenio
Resource reference: Trabajo final de grado
Appears in Collections:Medicina Veterinaria Zootecnia



Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.